«Sin empresas no hay país… Protejámoslas»

Reconocer que “sin empresas no hay país” y que, por tanto, es necesario centrarse en la protección y preservación de estas instituciones esenciales para fomentar la equidad, fue el gran llamado que sintetizó las reflexiones del Gran Foro sobre Perspectivas Económicas 2024.

El evento, promovido por El Colombiano, EAFIT y la Cámara de Comercio de Medellín, contó con la participación de un nutrido grupo de expertos e instituciones.

César Tamayo Tobón, decano de la Escuela de Finanzas, Economía y Gobierno de EAFIT, presentó los puntos clave del informe más reciente elaborado por el Grupo de Coyuntura Económica de la Universidad, titulado ​Coyuntura y Perspectivas de la Economía Colombiana 2023​.    

En su exposición, el decano planteó que la economía global está experimentando una desaceleración gradual, a pesar de la recuperación observada en 2021 y 2022.

En el caso de Estados Unidos, se ha intentado contener la inflación sin causar una recesión, sin embargo, hasta ahora, la economía se ha desacelerado parcialmente.

Destacó, así mismo, que el sector Construcción y Residencial en China enfrenta una preocupante pérdida de velocidad en su crecimiento, atravesando por un momento difícil.

Desaceleración agresiva

Ante este panorama económico, el analista afirmó que “en Colombia la desaceleración se está sintiendo más fuerte que en el resto del mundo. Hay una marcada desaceleración en el PIB… Nos preocupa la caída de la inversión, porque este es el factor principal que nos puede sacar adelante».

Advirtió que, si la tendencia actual persiste, se espera que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) llegue al 1.1 % para finales de 2023, con una mayor probabilidad de reducción que de aumento.

El Banco de la República, por su parte, está preocupado por las expectativas de inflación, que siguen siendo elevadas.

Dijo que hasta que estas expectativas no disminuyan la entidad no podrá flexibilizar su política monetaria.

Agregó que frente a este semblante hay buenas noticias, como la disminución de las tasas de desempleo a lo largo de este año, la reducción de la brecha de género y el aumento del empleo formal en comparación con el empleo informal.

Llamados claves

Finalmente, el decano señaló dos preocupaciones que surgieron durante la elaboración del informe. En el corto plazo, se encuentra el impacto del fenómeno del Niño en la generación de energía hidroeléctrica y sus costos asociados.

En el mediano plazo, se destaca la desconexión de la economía nacional con el resto del mundo: “Decrecieron las importaciones, pero también las exportaciones”.

Anotó que “si miramos bien el rubro de bienes y servicios, le estamos comprando menos al mundo y el mundo nos está comprando menos».

Desde su perspectiva, las elecciones regionales de octubre fueron una invitación a la estabilidad y a la sensatez, las cuales deberían primar en la política económica.

En este sentido, consideró primordial el liderazgo de las ciudades y las regiones para que el gobierno escuche estos reclamos, que incluyen a los mercados financieros internacionales. 

Antioquia Emergente

En el marco del foro se realizó el Panel Estrategia Económica para Antioquia, en el que María Bibiana Botero, Presidenta Ejecutiva de Proantioquia, aprovechó para presentar una propuesta impulsada por Comfama, EAFIT, Proantioquia y Breakthrough, denominada Estrategia Emergente para Antioquia.

En esta iniciativa se analizan los capitales físicos, económicos, humanos, sociales y meméticos de un territorio y cómo su combinación produce resultados no planificados.

Según expresó María Bibiana: “Antioquia es ambidiestra, lo que significa que tiene la posibilidad y la capacidad de moverse con una mano o con la otra… Es la única región en América Latina que es simultáneamente una capital creativa global y, al mismo tiempo, una fuerza industrial regional exportadora en mercados de valor».

Además, agregó que, si el territorio antioqueño tiene la capacidad de escalar y profundizar estos potenciales, podría garantizar su prosperidad.

Los datos revelan que Medellín es líder en Colombia, en la producción y exportación de servicios, siendo la ciudad más visitada por nómadas digitales, incluso por encima de Barcelona, Madrid y Ciudad de México. Solo en la vigencia de 2022 el mercado de Airbnb representó 91 millones de dólares, superando a Cartagena.

El papel estratégico de la Micro

El foro cerró con la visión del Centro de Estudios de la Empresa Micro, CEM, en torno al proceso de incidencia en la construcción de una política pública que permita mejorar la sostenibilidad, la calidad y el crecimiento de los poco más de 5 millones de micronegocios que operan hoy en todo el territorio nacional.

El panel moderado por el vicepresidente de la Cámara de Comercio Aburrá Sur, José Alejandro Tamayo Maya, contó con la participación de Lina María Montoya Madrigal, directora ejecutiva de Interactuar; Lucas Yepes, director de Empresas de Comfama, y David Bocanument Trujillo, presidente del Fondo de Garantías de Antioquia.

El mensaje fue claro: Es urgente rodear a la microempresa y a los cuentapropistas con un acompañamiento integral no sólo en sus procesos comerciales, sino también en sus tareas gerenciales, operacionales y de talento humano.

Es necesario, además, diseñar procesos de mejora para los líderes microempresariales, con el fin de poderlos ayudar a salir de las trampas ilegales de la financiación del gota a gota.

Así mismo, hay que ofrecerles garantías en sus relaciones comerciales, invitando a que sus clientes les paguen oportunamente sus obligaciones comerciales, y a que las grandes empresas los vinculen a sus procesos de encadenamiento productivo, para ayudarlos a escalar en su proceso de madurez y crecimiento empresarial.

El Centro de Estudios de la Empresa Micro es un esfuerzo interinstitucional liderado desde el 2018 por un grupo de organizaciones integrado por las Cámaras de Comercio de Medellín y Aburrá Sur, el Fondo Regional de Garantías, Proantioquia, Comfama e Interactuar.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email