La Biodiversidad incuba negocios nuevos en el Aburrá Sur

Siguiendo la tendencia de los mercados mundiales y la alta demanda de los consumidores por productos verdes, cada vez más limpios y amigables con el medio ambiente, la Cámara de Comercio Aburrá Sur abrió un espacio de negocios y conexiones con las empresas dedicadas a la biodiversidad, que han respondido al llamado porque saben que ésta es también una vía para ser competitivas, rentables y sostenibles y para responderles a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), definidos por Naciones Unidas, especialmente en el tema de la Bioeconomía.

En este propósito y en el marco de Programa de Biodiversidad, la Cámara ya tiene identificadas cerca de 70 empresas con potencial de productos o servicios en este campo. Con ellas avanza en la conformación de un portafolio de empresas biodiversas y bio-innovadoras, en tres líneas:

– Que estén buscando un mejor aprovechamiento de los residuos industriales, ya sea para vender o para reutilizar (generando, a su vez, un proceso de economía circular).

– Que estén avanzando hacia materiales o empaques biodegradables y menos contaminantes.

– Que sean empresas que estén decididas a ofrecer nuevos productos bio-económicos, con menos químicos y más ingredientes naturales.

Así mismo, con el respaldo de varias universidades (Antioquia, Nacional, Medellín, Eafit, EIA y UPB) la Cámara realizó una Rueda de Conexiones y de Identificación de Necesidades y se diseñó una hoja de ruta para avanzar en la identificación de nuevas oportunidades de Bioeconomía.

“Se trata de identificar a empresas que estén decididas a ofrecer nuevos productos Bioeconómicos y a pasar de los insumos químicos a los insumos naturales. Es la nueva apuesta estratégica de la Cámara para impulsar una industria más limpia, Bioeconómica y amigable en el Aburrá Sur”, explica el coordinador de Competitividad de la Cámara de Comercio Aburrá Sur, Dany Cano Torres.

El programa de identificación y acompañamiento a las empresas avanza con el apoyo de la corporación Biointropic.

En una primera fase, en 2022, se vincularon al programa 18 empresas (Entre ellas, Sopórtica, Indugevi, Ecosphaira, Ecoflora, Alsec, Agrofrut, Novaseo, Fiquetex, Pronalce, Kelapa, Neroli, IngTec, Colorquímica, y Bioingred Tech).

En su conjunto ya avanzaron en un proyecto Bioinnovador y hoy en día proyectan la consolidación de un portafolio de negocios en los 5 municipios del Aburrá Sur (Caldas, Envigado, Itagüí, La Estrella y Sabaneta), con el fin de lograr una mayor productividad, competitividad y crecer en generación de empleo.

La segunda fase, en curso en el presente año, vinculó otras 10 empresas que seguirán el mismo proceso de las 18 iniciales.

Con ellas se trabaja en 3 mesas buscando identificar el potencial y posibles conexiones: Biomateriales, Bioingredientes y Valorización de Residuos.

Bioingred, ‘spin-off’ de mostrar

Bioingred Tech es una de las empresas que participa en este proceso. Es una ‘spin-off’, que nace como alianza entre el Grupo de Investigación en Sustancias Bioactivas (GISB), de la Universidad de Antioquia (Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias) y el Grupo Empresarial Tech Innovation.

“Aquí hacemos que las cosas pasen… Es nuestra frase de batalla de todos los días”, explica su gerente, John Henry Valencia y destaca que se trata de una muestra de que la investigación científica y académica sí es rentable y genera buenos negocios y que sí funciona la alianza Universidad-Empresa-Estado.

Bioingred Tech, con laboratorios de producción en Itagüí, se dedica a la extracción y formulación de Bioingredientes vegetales (derivados de plantas, hierbas y frutas) y fabrica unos 35 ingredientes, que son utilizados para agregar valor en las industrias alimentaria, farmacéutica y cosmética.

Sus ingredientes se usan especialmente para agregar sabores, aromas y colores en productos de cuidado personal, tratamientos antisolares, cuidado capilar, nutrición capilar, hidratantes, refrescantes, emolientes, limpiadores, tonificantes, entre otros.

Son derivados de especies como aguacate, cacao, café verde y cereza, mentol, achiote, caléndula, manzanilla, jengibre, cardamomo, cúrcuma, flor de Jamaica, limoncillo, té verde y frutas como manzana, lulo, coco, uchuva y maracuyá, entre otras.

Según el directivo, la empresa (que es parte del Grupo Tech Innovation, liderado por el profesor e investigador y Químico Farmacéutico de la misma universidad, Juan José Zuluaga, tiene claro que sus procesos deben involucrar altos niveles de innovación (En productos, procesos y mercados); generar alto valor agregado y tener impacto social (Que tengan fácil acceso para la gente y que se puedan comprar).

Se estima que el país importa cada año unos US$ 70 millones en ingredientes naturales, en un mercado que crece cada año en forma considerable y que tiene un valor anual, a nivel mundial, de 11 billones de dólares.

En contraste, un 80% de los productos naturales del país se comercializan en fresco, lo que indica el potencial de esta industria para “comerse una tajada de esa torta mundial”.

La empresa genera empleo para 18 personas ‘altamente calificadas’ y tiene el propósito de acercarse cada vez más a los campesinos productores; apoyarlos en su producción, pagarles mejor e impulsar su desarrollo con el montaje de plantas satélites y centros de acopio, como los que funcionan en Urabá (para recibir productos como cacao, coco, jengibre y maracuyá, entre otros) o en Cimitarra (Santander), para otras materias primas.

Además, mediante procesos de co-creación, Bioingred Tech es aliado de empresas como Levapan, Dislicores, Nacional de Chocolates y Drem Spell, entre otras.

Con ellas comparte sus avances en innovación en su portafolio de productos. Así mismo, como un desarrollo de la Red de Bioeconomía que nace en el Aburrá Sur, la firma ha identificado sinergias con empresas como Ecoflora, Funat y Kelapa, entre otras.

“La investigación académica sí es rentable y sí funciona como empresa, porque creemos en nuestro talento y en la alianza con la universidad, que también se beneficia de las regalías que recibe”, destacó el empresario, quien no descarta la posible vinculación de un socio inversionista, “no tanto capitalista, sino verdaderamente estratégico”.

Bioinsumos para el agro

Otra de las empresas que integran esta naciente Red de Biodiversidad en la subregión del Aburrá Sur, es Ecosphaira, ubicada en Envigado (Sector El Salado), dedicada a la fabricación de insumos biotecnológicos para la agricultura (en las líneas agrícola, pecuaria y ambiental).

Además ofrece asesorías en proyectos de compostaje, en el acondicionamiento de suelos, en el montaje de lombri-cultivos y en proyectos de apicultura y de agricultura orgánica.

Carlos Adrián Lopera, su fundador y gerente, destaca que su interés por el negocio empezó como exportador de frutas desde El Peñol, cuando identificó el potencial y la demanda de los mercados mundiales por productos limpios y biosostenibles y, al mismo tiempo, las dificultades para colocar en esos mercados las frutas colombianas que no cumplían con los requisitos para ser considerados como ‘productos verdes’.

Este ingeniero Agropecuario e ingeniero Agronómico, con varias especializaciones en el país y en el exterior (entre ellas, una maestría en Ciencias Biológicas con énfasis en Biología Molecular), empezó a estudiar la producción en biotecnología (bacterias, hongos, algas y otros) desde mucho antes de crear su empresa.

En general, ofrece Bioinsumos para enfrentar las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos y animales y para estimular el crecimiento y mejoramiento de plantas.

“No vendemos fertilizantes minerales o químicos, pero sí vendemos bio-fertilizantes y hacemos una venta consultiva y más integral”.

“El mercado ya está buscando alimentos limpios, en Colombia todavía de una forma muy tímida, pero en forma muy directa en los mercados externos y la empresa se ha venido fortaleciendo con sus ventas y con la participación en estos procesos de bio-innovación, en especial, en este proyecto con Biointropic y la Cámara de Comercio Aburrá Sur”.

De hecho, Ecosphaira ya tiene una alianza estratégica con otra de las empresas de la red, Colorquímica, ubicada en La Estrella y dedicada a la producción de disolventes y colorantes.

La idea es trabajar conjuntamente en unos proyectos piloto para la elaboración de una línea de bio-fertilizantes con bases naturales (Para el cultivo de flores) y en un sistema de tratamiento de aguas residuales en la industria.

“Este grupo de trabajo, liderado por la Cámara de Comercio Aburrá Sur, me va a permitir una explosión comercial muy importante. Somos una empresa de innovación y tenemos un listado de cinco innovaciones que estamos desarrollando con otras empresas, que van a ser muy pertinentes para lo que está reclamando el consumo mundial”, destaca el empresario. “Los negocios verdes y orgánicos sí son rentables y pueden generar grandes empresas”.

También está mirando los mercados externos, con el montaje de un laboratorio en República Dominicana y avanza con los primeros ‘pinitos’ en el mercado de Estados Unidos, realizando una verdadera transferencia de tecnología, llevando su conocimiento y el montaje de laboratorios en el mismo lugar.

Sus productos son demandados por los productores y exportadores de aguacate, de granadilla (de Nariño, Valle y Cundinamarca), exportadores de frutas y hortalizas, productores de pasto para ganadería de leche, por los productores piscícolas o pecuarios. 

El potencial de su empresa lo marca el mismo cambio climático, con las nuevas plagas y enfermedades que afectan a los cultivos y los animales (la producción de alimentos a nivel mundial), que demandan sus productos e insumos Biotecnológicos y que no han sido resueltos con el uso de agroquímicos.

Hace poco, mientras avanza en la realización de sus proyectos y alianzas en el marco de la Red de Biodiversidad del Aburrá Sur, Ecosphaira ganó una convocatoria de la corporación RutaN, en el tema de valoración de tecnología que, en el corto plazo, la podría llevar a la vinculación de un socio estratégico.

“Nos valoraron por lo que hacemos, por la tecnología que tenemos, no por el volumen de ventas o por el valor de los activos… Esa es una diferencia muy importante”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email